Neuromarketing en el entorno digital

Ana Juan

, Marketing
Neuromarketing en el entorno digital
Valora el artículo

El neuromarketing persigue un claro objetivo, comprender y conocer qué estímulos captan la atención de los consumidores. Esta práctica se puede aplicar en  marketing digital para aumentar las ventas en ecommerce o captar nuevos suscriptores.

La publicidad en Internet está al orden del día y mucho más en redes sociales como Instagram o Facebook que permite usar imágenes y vídeos para captar la atención del usuario. En un mundo digital, donde existe sobresaturación de publicidad intrusiva y las redes muestran anuncios de productos, eventos o servicios en el muro de cada usuario de forma segmentada, el neuromarketing se posiciona como estrategia para captar nuevos clientes.

Las claves del neuromarketing

La publicidad que se basa en estrategias de neuromarketing se centra en explotar sensaciones y emociones, abarcando la mayoría de sentidos. En centros físicos como tiendas de ropa, en función del target y productos la música puede variar, tratando de captar que el consumidor se sienta cómodo y dentro de una comunidad.

De hecho, en EE.UU. cuando una familia pretende vender su casa hornea pan o hace café minutos antes de la llegada del posible comprador. La finalidad es jugar con las sensaciones del cliente, hacerle sentir que no es una simple casa con buena ubicación y espacios abiertos, sino hacerle entender que es un hogar y en ella creará un hogar. Eso transmite el aroma a pan recién hecho.

En el caso de ecommerce o empresa de servicios es diferente. Algunos sentidos como el tacto, el gusto o el olfato son complicados de estimular. Pero quedan la vista y el oído, que si se utilizan bien pueden transmitir a la mente el resto de sentidos.

Atención y emoción: En una estrategia de neuromarketing se pretende captar la atención del usuario. Cuando se lanza una campaña en redes sociales, por ejemplo, el target está muy definido. No se llegará igual a un grupo de jóvenes menores de 25 años, que a aquellos que rondan los 35 años de edad. Los estímulos no son los mismos. Apelar al sentimiento y a las emociones es una de las mejores formas de captar la atención del usuario, por ejemplos, con vídeos que retratan una época pasada que provoque añoranza en el usuario o con imágenes.

Memoria: Se trata de realizar campañas que perduren en el tiempo, que queden retenidas en la memoria. Cuando una publicidad apela a los sentimientos y emociona, no sólo se viraliza, sino que con los años todavía se recuerda y comenta. En ocasiones no recordamos el producto en sí, pero si el claim o la melodía del anuncio. Es porque crea una emoción y hace que quede con mayor facilidad grabado en nuestro cerebro.

Neuromarketing en un ecommerce

Además de utilizar spot en vídeo o disponer de música al abrir la web, se pueden jugar con las imágenes de los banner del ecommerce. Aplicar colores cálidos o fríos, dependiendo del objetivo a conseguir y del mensaje a transmitir.

Del mismo modo, la tipografía de la web hasta el conjunto del diseño pretenden transmitir y comunicar unos valores concretos. Por eso se debe de cuidar el diseño web y todos los elementos del ecommerce, incluido el carrito de compra.

Incluso se puede desarrollar un storytelling entorno a determinados productos, provocar empatía en el usuario y despertar en él curiosidad.

La finalidad es comprar pero al menos podemos hacer que el producto esté rodeado de una experiencia cuyo recuerdo quede grabado y sea el impulsor de nuevas compras.

 

Comments

comments