Marketing sensorial, cómo utilizarlo para vender

, Marketing
Marketing sensorial, cómo utilizarlo para vender
Valora el artículo

El Marketing sensorial, ¿cómo pueden los consumidores llegar a vivir experiencias y sensaciones a través de los cinco sentidos?

Actualmente, encontramos muchos términos para definir cómo aplicar cada estrategia de marketing que utilizamos ya que éstas se pueden dividir según la función que busque y cumpla en el consumidor. Pero, una cosa está clara: para poder conseguir nuestros objetivos, debemos despertar emociones en nuestro público. El vehículo para ello será la campaña, el modo de hacerlo es donde tenemos que prestar atención. Como humanos que somos, nos movemos a través de los sentidos y serán ellos los encargados de transmitirnos mensajes, los que seguramente nos hagan tomar decisiones en la elección de compra, más allá del precio y la marca -que también influyen-.
En estos tiempos donde la innovación juega un papel importante y estamos receptivos a percibir cualquier información, apostar por el Marketing sensorial es clave para que nuestro propósito llegue, como pretendemos, al target.

Pero, ¿qué es el Marketing sensorial?

El Marketing sensorial es el que se percibe a través de los cinco sentidos -vista, olfato, gusto, tacto y oído-. Y es que, éste no solo pretende el resultado final del consumo de un producto o servicio, sino que en la mente del consumidor se creen imágenes evocando recuerdos, les hagan sentir sensaciones y mantengan en el público una propia experiencia -convertida posteriormente en compromiso y lealtad- que se alargue en el tiempo.

¿Por qué el Marketing sensorial?

Las personas somos seres emocionales y recordaremos con más seguridad cómo nos sentimos ante algo o qué nos ha despertado de nuevas. A veces, se olvida esa parte cuando pretendemos enfocarnos en fijar un precio o destacar nuestra marca y sus atributos con funciones racionalmente estudiadas. Pero, algo tan sencillo como emplear -bien- técnicas en las que actúen los cinco sentidos, nos pueden hacer destacar de la competencia y que nuestro producto se posicione en el mercado con mayor rapidez y perdurabilidad. Además, una característica positiva que tiene el empleo de este tipo de marketing, es que los sentidos te dan la capacidad de volver a recordar, que esas sensaciones te vuelvan a llevar a la imagen del producto o servicio en otros momentos y, por lo tanto, incremente la posibilidad de fidelización del cliente.

No es nuevo usar el Marketing sensorial, se ha hecho desde siempre, pero ahora se utiliza de forma consciente a través de recursos cotidianos para conseguir mantener en la parte emocional del cerebro nuestra marca.
Cuando el consumidor va a realizar una compra, influyen más factores que la propia costumbre, y más si probablemente lo hace por primera vez. Ya no se busca que un producto cumpla las funcionalidades técnicas, quiere algo más. Quiere que ese producto les aporte valor a ellos mismos. Por eso el Marketing sensorial favorece a la compra por impulso y su satisfacción instantánea, donde la respuesta prevalece frente a los pensamientos racionales. Y será esa sensación la que afiance en un futuro: querer volver a sentirla. Mantener un vínculo fuerte con el consumidor.

¿Y cómo lo hacemos?

Primero de todo, consideramos que el Marketing sensorial debe estar integrado en la estrategia, es decir, que todos sus elementos funcionen coordinados entre ellos, pero también con las demás funciones del negocio. Hay que cuidar todos los detalles de cada uno ellos y saber que, siempre, transmitirán al público un mensaje individual, pero que en conjunto, se puede transformar en lo que buscamos. Por ejemplo, en una panadería potenciarás el olor a pan recién hecho con -entre otros- una luz cálida y el juego de las texturas del surtido.

Debemos ser capaces de detectar qué busca el consumidor, cuáles son sus reacciones y qué es, realmente, lo que le ha hecho estar hoy donde está.

Vista

Prácticamente el 90% de la información que recibimos a lo largo del día, es a través de la vista. Debemos tener en cuenta el color -utilizar un máximo de 3-, ya que es una de las herramientas clave para persuadir e influir en el proceso de compra. Pero también la forma y el tamaño.

Oído

El Marketing auditivo es indispensable, pues el cerebro es capaz de descifrar mucho más rápido los sonidos unidos a las emociones que el resto de mensajes. En la Publicidad ha sido clave durante su historia: una buena canción hará que te recuerden.

Tacto

No es solo una característica del mundo offline aunque se crea en la posibilidad de probar el producto in situ, ya no hace falta que lo toquen, sino que mentalmente pueden sentir que lo tienen entre las manos. Si no, recordemos el spot de BMW “¿Te gusta conducir?” donde uno era capaz de notar en su piel el coche.

Olfato

Uno de los que más vende, se puede recordar más del 35% de la información tan solo por lo que olemos. Es principal para favorecer a la compra por impulso y muy utilizado en puntos de venta.

Gusto

En los establecimientos físicos se utiliza a través de degustaciones, pero también se puede mantener en estrategias mediante la apuesta de los otros elementos y buscar los recuerdos y emociones que él te puede provocar.

Hacer que el consumidor disfrute de su propia experiencia y tenga la necesidad de repetirla, es lo que hará que te diferencies de tu competencia. Por eso, el primer paso, no es saber cómo piensa el público… sino, cómo sienten y viven esas personas.

Comments

comments